Letras CD-01


 

La bayamesa
Autor: Perucho Figueredo
Devino en el Himno Nacional de Cuba

¡Al combate corred bayameses!
Que la patria os contempla orgullosa;
No temáis una muerte gloriosa,
Que morir por la patria es vivir.
En cadenas vivir es vivir,
En oprobio y afrenta sumidos,
Del clarín escuchad el sonido;
¡A las armas, valientes, corred!
No temáis al gobierno extranjero
Que es cobarde cual todo tirano,
No resiste el empuje cubano,
Para siempre su imperio cayó.
Sea bendita la noche serena,
En que en alegres campos de Yara,
El clarín de la guerra sonara
Y el cubano ser libre juró.
No se nuble jamás esa estrella
Que las hijas de Cuba bordaron
Y que nobles cubanos alzaron
En su libre y feliz pabellón.
¡Gloria y nombre a los hijos de Cuba!
¡Gloria y nombre al valiente Aguilera!
¡Viva! ¡Viva! la alegre bandera
Que en los campos de Yara se alzó.

La Bayamesa (o No te acuerdas)
Autores: José Fornaris – Francisco Castillo – Carlos Manuel de Céspedes

No te acuerdas, gentil bayamesa,
que tú fuiste mi sol refulgente,
y risueño, en tu lánguida frente,
blando beso imprimí con ardor.

No recuerdas que un tiempo dichoso
me extasié con tu pura belleza
y en tus senos doblé la cabeza
moribundo de dicha y amor.

Ven y asoma a tu reja sonriendo,
ven y escucha amorosa mi canto,
ven, no duermas, acude a mi llanto.
Pon alivio a mi negro dolor.

Recordando las glorias pasadas
disipemos, mi bien, la tristeza
y doblemos los dos la cabeza
moribundos de dicha y amor.

La Bayamesa
Al combate corred, Bayameses.
que la Patria os contempla orgullosa
no temáis una muerte gloriosa
que morir por la Patria es vivir.

En cadenas vivir, es vivir
en oprobio y afrenta sumido.
Del clarín escuchad el sonido
a las armas, valientes, corred.

2- Mujer bayamesa
(Sindo Garay)

Tiene en su alma la Bayamesa
triste recuerdo de tradiciones
cuando contempla los verdes llanos
lágrimas vierte por sus pasiones.

Ella es sencilla, le brinda al hombre,
virtudes todas y el corazón
pero si siente
de la Patria el grito
todo lo deja, todo lo quema,
ese es su lema, su religión.

3- La bayamesa
de Céspedes, Fornaris y Castillo Moreno.
(Dedicada a Luz Vázquez)

¿No te acuerdas gentil bayamesa
Que tu fuiste mi sol refulgente
y risueño en tu lánguida frente
blando beso imprimí con ardor?
¿No te acuerdas que en un tiempo dichoso
Me extasié con tu pura belleza
Y en tu seno doblé mi cabeza
Moribundo de dicha y amor?
Ven y asoma a tu reja sonriendo;
Ven y escucha amorosa mi canto;
Ven, no duermas acude a mi llanto;
Pon alivio a mi negro dolor.
Recordando las glorias pasadas
Disipemos, mi bien, las tristezas;
Y doblemos los dos la cabeza
moribundos de dicha y amor.

Versión cantada durante la Guerra de 1868

¿No te acuerdas gentil bayamesa
que Bayamo fue un sol refulgente
donde impuso un cubano valiente
con su mano el pendón tricolor?
¿No recuerdas que en tiempos pasados
el tirano explotó tu riqueza
pero ya no levanta cabeza
moribundo de rabia y temor?
Te quemaron tus hijos,
no hay quejas
que más vale morir con honor
que servir al tirano opresor
que el derecho nos quiere usurpar.
Ya mi Cuba despierta sonriente
mientras sufre y padece el tirano
a quien quiere el valiente cubano
arrojar de sus playas de amor.
lleva en su alma la bayamesa
tristes recuerdos de tradiciones
cuando contempla sus verdes llanos
lágrimas vierte por sus pasiones.

ella es sencilla, le brinda al hombre
virtudes todas y el corazon

pero si siente de la patria el grito, (bis)
todo lo deja, todo lo quema,
ese es su lema, su religion.

Spanish:
Lleva en su alma la bayamesa
tristes recuerdos de tradiciones
cuando contempla sus verdes llanos
lágrimas vierte por sus pasiones.
Ella es sencilla, le brinda al hombre
virtudes todas y el corazón
Pero si siente de la patria el grito, (bis)
todo lo deja, todo lo quema,
ese es su lema, su religión.

english:
In her soul, the bayamo woman carries
sad memories of old traditions
when she looks at her green pastures
tears well up in her eyes
She is simple, she offers mankind
all virtues and her heart
But if she hears her homeland’s cry
she drops everything, she burns everything
that is her life, her religion.

Fuente: musica.com

Frutas del Caney
Autor: Félix Benjamín Caignet

Frutas!, quién quiere comprarme frutas
mango del mamey y bizcochuelo
piña, piña dulce como azúcar
cosechadas en las lomas del Caney.
Traigo rico mango del mamey y piñas
qué deliciosas son como labios de mujer.

Caney de Oriente, tierra de amores
una florida donde vivió el Siboney
donde las frutas son como flores
llenas de aroma y saturadas de miel.

Caney de Oriente, tierra divina
donde la mano de Dios tendió su bendición.
Quién quiere comprarme frutas sabrosas
marañones y mamoncillos del Caney.

Dos gardenias
Autora :Isolina Carrillo

Dos gardenias para ti,
con ellas quiero decir
te quiero,
te adoro,
mi vida.
Ponles toda tu atención
porque son tu corazón
y el mío.

Dos gardenias para ti
que tendrán todo el calor
de un beso.
De estos besos que te di
y que jamás encontrarás
en el calor de otro querer.

A tu lado vivirán
y te hablarán
como cuando estás conmigo.
Y hasta creerás que te dirán
te quiero.

Pero si un atardecer
las gardenias de mi amor
se mueren
es porque han adivinado
que tu amor se ha terminado
porque existe otro querer.

El arroyo que murmura
Autor: Jorge Ankerman

El arroyo que murmura
y que la luna retrata,
cuando sus rayos de plata
atraviesan la espesura.

El sinsonte de voz pura
que alegra el monte y el llano
la palma del verde guano
que al son del viento se mece,
y que murmurar parece:
ese es el punto cubano.

Escarba la codorniz
al pie de los altos güines,
y cantan los tomeguines
en las gabias del maíz.

Se agazapa la perdiz
bajo el fondoso macio
el vigilante judío
por todo el potrero vuela,
y canta la gallinuela
en las márgenes del rio.

La tarde
Autor: Sindo Garay

La luz que en tus ojos arde
si los abres amanece,
cuando los cierras parece
que va muriendo la tarde;
cuando los cierras parece
que va muriendo la tarde.

Las penas que a mí me matan
son tantas que se atropellan
y como de acabarme tratan,
se agolpan unas a otras
y por eso no me matan.

El manisero
Autor: Moisés Simons

Maní, manisero, maní,
si te quieres por el pico divertir
cómprate un cucuruchito de maní.

Cuando la calle sola está,
casera de mi corazón,
el manisero entona su pregón
y si la niña escucha su cantar
llama desde su balcón.

Dame de tu maní,
esta noche no voy a poder dormir
sin comerme un cucurucho de maní
qué calentico y rico está,
ya no se puede pedir más.

Ay, caserita, no me dejes ir
porque después te vas a arrepentir
y va a ser muy tarde ya.

Maní, manisero se va,
caballero, no se vayan a dormir
sin comprarme un cucurucho de maní.

Frutas del caney
Autor: Benjamin Caignet

Frutas,
¿quien quiere comprarme frutas?
Mango, del mamey y bizcochuelos
piña, piña dulce como azucar
cosechadas en la loma del caney
traigo rico mango de mamey
piñas que deliciosas son
como labios de mujer
caney de oriente, tierra de amores
cuna florida donde vivió el siboney
donde las frutas, son como flores
llenas de aromas y saturadas de miel
caney de oriente, tierra divina
donde la mano de dios tendio su bendición
¿quien quiere comprarme frutas sabrosas?
Marañones y mamoncillos del caney (bis)

El arroyo que murmura
Autor: Jorge Ankerman

El arroyo que murmura
y que la luna retrata,
cuando sus rayos de plata
atraviesan la espesura.

El sinsonte de voz pura
que alegra el monte y el llano
la palma del verde guano
que al son del viento se mece,
y que murmurar parece:
ese es el punto cubano.

Escarba la codorniz
al pie de los altos güines,
y cantan los tomeguines
en las gabias del maíz.

Se agazapa la perdiz
bajo el fondoso macio
el vigilante judío
por todo el potrero vuela,
y canta la gallinuela
en las márgenes del rio.

Longina
Autor: Manuel Corona

En el lenguaje misterioso de tus ojos
hay un tema que destaca
sensibilidad
en las sensuales líneas de tu cuerpo hermoso
las curvas que se admiran despiertan ilusión,

Y es la cadencia de tu voz tan cristalina,
tan suave y argenyada
de ignota idealidad,
que impresionada por todos tus encantos ,
se conmovió mi lira y en mi la inspiración.

Por ese cuerpo orlado de belleza
tus ojos soñadores y tu rostro angelical
por esa boca de concha nacarada
tu mirada imperiosa y tu andar señoril.

Te comparo con una santa diosa
longina seductora cual flor primaveral
ofrendandote con notas de mi lira
con fibras de mi alma, tu encanto juvenil. (Bis)

El manisero
Autor: Moisés Simons

Maní, manisero, maní,
si te quieres por el pico divertir
cómprate un cucuruchito de maní.
Cuando la calle sola está,
casera de mi corazón,
el manisero entona su pregón
y si la niña escucha su cantar
llama desde su balcón.
Dame de tu maní,
esta noche no voy a poder dormir
sin comerme un cucurucho de maní
qué calentico y rico está,
ya no se puede pedir más.
Ay, caserita, no me dejes ir
porque después te vas a arrepentir
y va a ser muy tarde ya.
Maní, manisero se va,
caballero, no se vayan a dormir
sin comprarme un cucurucho de maní.

Juramento
Miguel Matamoros

Si el amor hace sentir hondos dolores
Y condenan a vivir entre miserias
Yo te diera mi bien por tus amores
Hasta la sangre que hierve en mis arterias
Hasta la sangre que hierve en mis arterias.

Si un rigor de místicos pesares
Y hace al hombre arrastrar largas cadenas
Yo te juro arrastrarlas por los mares
Infinitos y negros de mis penas
Infinitos y negros de mis penas.

Lagrimas Negras
Miguel Matamoros

Aunque tú me has echado en el abandono,
aunque tú has muerto todas mis ilusiones,
en vez de maldecirte con justo encono
en mis sueños te colmo,
en mis sueños te colmo,
de bendiciones.

Sufro la inmensa pena de tu extravío,
siento el dolor profundo de tu partida
y lloro sin que sepas que el llanto mío
tiene lágrimas negras
tiene lágrimas negras
como mi vida.

Tú me quieres dejar,
yo no quiero sufrir;
contigo me voy, mi santa,
aunque me cueste morir.

Mariposita de primavera
Miguel Matamoros

Mariposita de primavera,
alma con alas, que errante vas
por los jardines de mi quimera,
por los jardines de mi quimera
como un suspiro de amor fugaz.

Cuando te alejes a otras regiones
llévale un ruego de adoración
a la que un día me dio ilusiones
que se trocaron en decepciones
que hoy llevo dentro del corazón.

Yo quiero verla para besarla
como esos besos que tú a la flor
das cuando quieres la miel robarle,
das cuando quieres la miel robarle
para embriagarte cual yo de amor.

Mariposita de primavera,
alma con alas, si es que la vez
dile que torne mi compañera
a los jardines de mi quimera
donde no vuelvas jamás tal vez.

 

Olvido
Miguel Matamoros

Aunque quiera olvidarme
ha de ser imposible
porque eterno recuerdo
tendrás siempre de mí
mis caricias serán
el fantasma terrible
de lo mucho que sufro
de lo mucho que sufro alejado de ti.

Porque todo el que olvida
recoge esquiveces
donde quiera que siembras
donde quiera que siembras
la flor de amistad.

Perla mrina
Sindo garay

Perla marina,
que en hondos mares
vive escondida
con los corales.

Celaje tierno
de allá de Oriente
fresca violeta,
del mes de abril.

Tú eres el ángel
con quien yo sueño
extraño idilio
de los poetas.

Alma sublime
para las almas
que te comprenden
fiel como yo.

La tarde
Sindo garay

La luz que en tus ojos arde,
Si los abres amanece,
Cuando los cierras parece
Que va muriendo la tarde.

Las penas que me maltratan
Son tantas que se atropellan,
y como de matarme tratan
Se mellan unas con otras
Y por eso no me matan.

Retorna
Sindo Garay

Retorna vida mía que te espero
con una irresistible sed de amar,
vuelve pronto a calmarme que me muero
si presto no mitigas mi dolor.

A conmover tu corazón no alcanzo
cómo puedo vivir lejos de ti
tan sólo me sostiene la esperanza
porque ella vive eternamente en mí.

Tormento Fiero
Sindo Garay

La vida es un tormento fiero
y con la muerte cesará el dolor.
Vivir sin ti yo no quiero;
necesito del consuelo de tu amor.
Necesito el consuelo de tu amor.

Sé que vas a partir, lo he presentido.
En tu mente mi recuerdo llevará alas,
pues tú sabes, mujer, que te he querido
como nadie en el mundo te querrá,
como nadie en el mundo te querrá.

Veinte años
María Teresa Vera

Qué te importa que te ame
si tú no me quieres ya,
el amor que ya ha pasado
no se debe recordar,
fui la ilusión de tu vida
un día lejano ya
hoy represento el pasado,
no me puedo conformar.

Si las cosas que uno quiere
se pudieran alcanzar
tu me quisieras lo mismo
que veinte años atrás,
con qué tristeza miramos
un amor que se nos va,
es un pedazo del alma
que se arranca sin piedad.

Veneración
Rafael Cueto

Y si vas al Cobre
quiero que me traigas
una Virgencita de la Caridad
de la Caridad.

Yo no quiero flores
yo no quiero estampas
lo que quiero es Virgen
de la Caridad.

Y si vas allá
donde está Cachita
tráeme una estampita
de la Caridad.

Y si vas allá
donde mi negrita
tráeme una estampita
[ para mi mamá para tu mamá ].

Siboney
Ernesto Lecuona

Siboney
yo te quiero
yo me muero por tu amor.

Siboney
al arrullo de la palma
pienso en ti.

Ven a mí que te quiero
que todo mi tesoro
eres tú para mí.

Siboney
al arrullo de la palma
pienso en ti.

Siboney
de mis sueños
si [tuya es] la queja de mi voz.

Siboney
si no vienes
me moriré de amor.

Siboney
de mis sueños
te espero con ansia en mi caney.

Siboney
si no vienes
me moriré de amor.

Oye el eco
de mi canto de cristal
no te pierdas por entre el ruido
del manigual […].

Siboney
Siboney

 

 

 

 

 

 

 

 

 

La Bayamesa
Autor: Singo Garay

Tiene en su alma la Bayamesa
triste recuerdo de tradiciones
cuando contempla los verdes llanos
lágrimas vierte por sus pasiones

Ella es sencilla, le brinda al hombre,
virtudes todas y el corazón
pero si siente
de la Patria el grito
todo lo deja, todo lo quema,
ese es su lema, su religión

Longina
Autor: Manuel Corona

En el lenguaje misterioso de tus ojos
hay un tema que destaca:
sensibilidad.
En las sensuales líneas de tu cuerpo hermoso
las curvas que se admiran despiertan ilusión.

Y es la cadencia de tu voz tan cristalina,
tan suave y argentada
de ignota idealidad,
que impresionada por todos tus encantos,
se conmovió mi lira y en mi la inspiración.

Por ese cuerpo orlado de belleza
tus ojos soñadores y tu rostro angelical
por esa boca de concha nacarada
tu mirada imperiosa y tu andar señoril.

Te comparo con una santa diosa
Longina seductora cual flor primaveral
ofrendándote con notas de mi lira,
con fibras de mi alma, tu encanto juvenil.

(1916)

Son de la loma
Autor: Miguel Matamoros

Mamá, yo quiero saber
de dónde son los cantantes,
que los encuentro galantes
y los quiero conocer
con sus trovas fascinantes
que me las quiero aprender.

¿De dónde serán?
¡Ay, mamá!
¿Serán de La Habana?
¿Serán de Santiago,
tierra Soberana?
Son de la loma
y cantan en el llano.

¡Sí, señor!
¡Cómo no!

Mamá, ellos son de la loma,
mamá, ellos cantan en el llano.
Mamá, ellos son de la loma,
mamá, ellos cantan en el llano.

Frutas del caney
Autor:

Frutas,
¿quien quiere comprarme frutas?
Mango, del mamey y bizcochuelos
piña, piña dulce como azucar
cosechadas en la loma del caney
traigo rico mango de mamey
piñas que deliciosas son
como labios de mujer
caney de oriente, tierra de amores
cuna florida donde vivió el siboney
donde las frutas, son como flores
llenas de aromas y saturadas de miel
caney de oriente, tierra divina
donde la mano de dios tendio su bendición
¿quien quiere comprarme frutas sabrosas?
Marañones y mamoncillos del caney (bis)

Longina
Autor: Manuel Corona

En el lenguaje misterioso de tus ojos
hay un tema que destaca
sensibilidad
en las sensuales líneas de tu cuerpo hermoso
las curvas que se admiran despiertan ilusión,

Y es la cadencia de tu voz tan cristalina,
tan suave y argenyada
de ignota idealidad,
que impresionada por todos tus encantos ,
se conmovió mi lira y en mi la inspiración.

Por ese cuerpo orlado de belleza
tus ojos soñadores y tu rostro angelical
por esa boca de concha nacarada
tu mirada imperiosa y tu andar señoril.

Te comparo con una santa diosa
longina seductora cual flor primaveral
ofrendandote con notas de mi lira
con fibras de mi alma, tu encanto juvenil. (Bis)

La tarde
Autor: Sindo Garay

La luz que en tus ojos arde
si los abres amanece,
cuando los cierras parece
que va muriendo la tarde;
cuando los cierras parece
que va muriendo la tarde.

Las penas que a mí me matan
son tantas que se atropellan
y como de acabarme tratan,
se agolpan unas a otras
y por eso no me matan.

El manisero
Autor: Moisés Simons

Maní, manisero, maní,
si te quieres por el pico divertir
cómprate un cucuruchito de maní.

Cuando la calle sola está,
casera de mi corazón,
el manisero entona su pregón
y si la niña escucha su cantar
llama desde su balcón.

Dame de tu maní,
esta noche no voy a poder dormir
sin comerme un cucurucho de maní
qué calentico y rico está,
ya no se puede pedir más.

Ay, caserita, no me dejes ir
porque después te vas a arrepentir
y va a ser muy tarde ya.

Maní, manisero se va,
caballero, no se vayan a dormir
sin comprarme un cucurucho de maní.

Aquella boca
Eusebio Delfin

Que dulce fue el beso, con que nuestra boca
encendió de amores, a una boca en flor
cuando con el beso, toda el alma loca
milagrosamente palpitó de amor.

Que dulce es la boca, que ardorosamente
con besos ardientes hicimos sangrar
Ay pero más dulce, la boca riente
de aquella que nunca podremos besar.

Frutas del Caney
Autor: Félix Benjamín Caignet

Frutas!, quién quiere comprarme frutas
mango del mamey y bizcochuelo
piña, piña dulce como azúcar
cosechadas en las lomas del Caney.
Traigo rico mango del mamey y piñas
qué deliciosas son como labios de mujer.

Caney de Oriente, tierra de amores
una florida donde vivió el Siboney
donde las frutas son como flores
llenas de aroma y saturadas de miel.

Caney de Oriente, tierra divina
donde la mano de Dios tendió su bendición.
Quién quiere comprarme frutas sabrosas
marañones y mamoncillos del Caney.

El ratoncito Miguel
Autor: Félix Benjamín Caignet

El ratoncito Miguel,
el ratoncito Miguel
aquí ha venido muy contento a bailar
porque el gato Misifú
dormido en la casa está
sin sospechar esta fiesta de hoy.
Silencio, no hay que gritar,
no se vaya a despertar,
bailemos sin alborotar
porque también el ratón
suele tener corazón
para cantar, para reír, para bailar.
La cosa está
que horripila y mete miedo de verdad,
usted verá
cómo de hambre un ratón se morirá,
no hay queso ya
y mucho menos una lasca de jamón,
vamos a ver
quién va a arrancarle a Misifú el corazón.

Longina
Autor: Manuel Corona

En el lenguaje misterioso de tus ojos
hay un tema que destaca:
sensibilidad.
En las sensuales líneas de tu cuerpo hermoso
las curvas que se admiran despiertan ilusión.

Y es la cadencia de tu voz tan cristalina,
tan suave y argentada
de ignota idealidad,
que impresionada por todos tus encantos,
se conmovió mi lira y en mi la inspiración.

Por ese cuerpo orlado de belleza
tus ojos soñadores y tu rostro angelical
por esa boca de concha nacarada
tu mirada imperiosa y tu andar señoril.

Te comparo con una santa diosa
Longina seductora cual flor primaveral
ofrendándote con notas de mi lira,
con fibras de mi alma, tu encanto juvenil.
(1916)
Son de la loma
Autor: Miguel Matamoros

Mamá, yo quiero saber
de dónde son los cantantes,
que los encuentro galantes
y los quiero conocer
con sus trovas fascinantes
que me las quiero aprender.

¿De dónde serán?
¡Ay, mamá!
¿Serán de La Habana?
¿Serán de Santiago,
tierra Soberana?
Son de la loma
y cantan en el llano.

¡Sí, señor!
¡Cómo no!

Mamá, ellos son de la loma,
mamá, ellos cantan en el llano.
Mamá, ellos son de la loma,
mamá, ellos cantan en el llano.

 

 

La bayamesa
Autor: Perucho Figueredo
Es el Himno Nacional de Cuba

¡Al combate corred bayameses!
Que la patria os contempla orgullosa;
No temáis una muerte gloriosa,
Que morir por la patria es vivir.
En cadenas vivir es vivir,
En oprobio y afrenta sumidos,
Del clarín escuchad el sonido;
¡A las armas, valientes, corred!
No temáis al gobierno extranjero
Que es cobarde cual todo tirano,
No resiste el empuje cubano,
Para siempre su imperio cayó.
Sea bendita la noche serena,
En que en alegres campos de Yara,
El clarín de la guerra sonara
Y el cubano ser libre juró.
No se nuble jamás esa estrella
Que las hijas de Cuba bordaron
Y que nobles cubanos alzaron
En su libre y feliz pabellón.
¡Gloria y nombre a los hijos de Cuba!
¡Gloria y nombre al valiente Aguilera!
¡Viva! ¡Viva! la alegre bandera
Que en los campos de Yara se alzó.

La Bayamesa
Autor: Singo Garay

Tiene en su alma la Bayamesa
triste recuerdo de tradiciones
cuando contempla los verdes llanos
lágrimas vierte por sus pasiones

Ella es sencilla, le brinda al hombre,
virtudes todas y el corazón
pero si siente
de la Patria el grito
todo lo deja, todo lo quema,
ese es su lema, su religión

La Bayamesa (o No te acuerdas)
Autores: José Fornaris – Francisco Castillo – Carlos Manuel de Céspedes

No te acuerdas, gentil bayamesa,
que tú fuiste mi sol refulgente,
y risueño, en tu lánguida frente,
blando beso imprimí con ardor.

No recuerdas que un tiempo dichoso
me extasié con tu pura belleza
y en tus senos doblé la cabeza
moribundo de dicha y amor.

Ven y asoma a tu reja sonriendo,
ven y escucha amorosa mi canto,
ven, no duermas, acude a mi llanto.
Pon alivio a mi negro dolor.

Recordando las glorias pasadas
disipemos, mi bien, la tristeza
y doblemos los dos la cabeza
moribundos de dicha y amor.

La Bayamesa (Himno Nacional de Cuba) 
Al combate corred, Bayameses.
que la Patria os contempla orgullosa
no temáis una muerte gloriosa
que morir por la Patria es vivir.

En cadenas vivir, es vivir
en oprobio y afrenta sumido.
Del clarín escuchad el sonido
a las armas, valientes, corred.

La Bayamesa (Cuba´s National Song)

Bayamese, rush to arms!
Your country looks on in pride
Fear not a glorious death
Who dies for his country lives.

To live in chains is to live
beneath disgrace and shame.
Listen to the sound of the trumpet!
To arms, valiant ones, run.

2- Mujer bayamesa
(Sindo Garay)

Tiene en su alma la Bayamesa
triste recuerdo de tradiciones
cuando contempla los verdes llanos
lágrimas vierte por sus pasiones.

Ella es sencilla, le brinda al hombre,
virtudes todas y el corazón
pero si siente
de la Patria el grito
todo lo deja, todo lo quema,
ese es su lema, su religión.

3- La bayamesa
de Céspedes, Fornaris y Castillo Moreno.
(Dedicada a Luz Vázquez)

¿No te acuerdas gentil bayamesa
Que tu fuiste mi sol refulgente
y risueño en tu lánguida frente
blando beso imprimí con ardor?
¿No te acuerdas que en un tiempo dichoso
Me extasié con tu pura belleza
Y en tu seno doblé mi cabeza
Moribundo de dicha y amor?
Ven y asoma a tu reja sonriendo;
Ven y escucha amorosa mi canto;
Ven, no duermas acude a mi llanto;
Pon alivio a mi negro dolor.
Recordando las glorias pasadas
Disipemos, mi bien, las tristezas;
Y doblemos los dos la cabeza
moribundos de dicha y amor.

Versión cantada durante la Guerra de 1868

¿No te acuerdas gentil bayamesa
que Bayamo fue un sol refulgente
donde impuso un cubano valiente
con su mano el pendón tricolor?
¿No recuerdas que en tiempos pasados
el tirano explotó tu riqueza
pero ya no levanta cabeza
moribundo de rabia y temor?
Te quemaron tus hijos,
no hay quejas
que más vale morir con honor
que servir al tirano opresor
que el derecho nos quiere usurpar.
Ya mi Cuba despierta sonriente
mientras sufre y padece el tirano
a quien quiere el valiente cubano
arrojar de sus playas de amor.

*
lleva en su alma la bayamesa
tristes recuerdos de tradiciones
cuando contempla sus verdes llanos
lágrimas vierte por sus pasiones.

ella es sencilla, le brinda al hombre
virtudes todas y el corazon

pero si siente de la patria el grito, (bis)
todo lo deja, todo lo quema,
ese es su lema, su religion.

Spanish:
Lleva en su alma la bayamesa
tristes recuerdos de tradiciones
cuando contempla sus verdes llanos
lágrimas vierte por sus pasiones.
Ella es sencilla, le brinda al hombre
virtudes todas y el corazón
Pero si siente de la patria el grito, (bis)
todo lo deja, todo lo quema,
ese es su lema, su religión.

english:
In her soul, the bayamo woman carries
sad memories of old traditions
when she looks at her green pastures
tears well up in her eyes
She is simple, she offers mankind
all virtues and her heart
But if she hears her homeland’s cry
she drops everything, she burns everything
that is her life, her religion.

Fuente: musica.com

Echale salsita
Ignacio Piñeiro

Salí de casa una noche aventurera
Buscando ambiente de placer y de alegría
Ay mi Dios, cuanto gocé.
En un sopor, la noche pasé,
Paseaba alegre por los lares luminosos
Y llegué al bacanal.
En Catalina me encontré lo no pensado,
La voz de aquel que pregonaba así: Salsa
En Catalina me encontré lo no pensado,
La voz de aquel que pregonaba así:

Échale salsita, échale salsita,
Ah, ah, ah, ah…
En este cantar profundo,
Lo que dice mi segundo
No hay butifarra en el mundo
Como la que hace el congo.

Échale salsita, Échale salsita,
Ah, ah, ah, ah, ah…
Congo miró embullecido
Su butifarra olorosa,
Son las más ricas, sabrosas,
Las que en mi Cuba he comido
Échale salsita, échale salsita
Ah, ah, ah, ah…

Esas no son cubanas
Ignacio Piñeiro

Como perlas preciosas
adornos de ilusión
al mundo las mujeres
hacen su aparición

Las hay buenas de alma pura
otras que malas son
pero las de mi tierra
se salen del montón

Las que no sean de talle gracioso
de andar zalamero
con gracia sin par
esas no son cubanas

Si no subyugan sus ojos divinos
y con amor le borran
todo su pesar
esas no son cubanas

La cubana es la perla del edén
la cubana es bonita y baila bien
la cubana es la perla del edén
la cubana es graciosa y viste bien

La Mora
Eliseo Grenet

Allá en la Siria
hay una mora
que tiene los ojos más lindos
que un lucero encantador
¡Ay Mora!

Acábame de querer
no me martirices más
que mi corazón está
que se devora

por quererte tanto mora
por quererte tanto mora

¿Cuándo volverá?
la noche buena
¿cuándo volverá?
el lechoncito
¿cuándo volverá?
bien asadito
¿cuándo volverá?
los rabanitos
¿cuándo volverá?
las lechuguitas
¿cuándo volverá?
ay los traguitos

Rosa de Francia
Eliseo Grenet

Una rosa de Francia
cuya suave fragancia
una tarde de Mayo
su milagro me dio.

De mi jardín, en calma
aún la llevo en el alma
como un rayo de sol.

Por sus pétalos blancos
es la rosa más linda
y hechicera que brinda
elegancia y olor.

Aquella rosa de Francia
cuya suave fragancia
una tarde de Mayo
su milagro me dio.

Una tarde de Mayo
su milagro me dió.

Si llego a besarte
Luis Casas Romero

Dicen que tus caricias no han de ser mías
que tus amantes brazos no han de estrecharme
y yo he soñado anoche que me querías
y aunque después me muera quiero besarte

Dame un beso y olvida que mes has besado
yo te ofrezco la vida si me la pides
y si llego a besarte como he soñado
ha de ser imposible que tú me olvides

 

Los marcianos
Rosendo Ruiz Quevedo

Los marcianos llegaron ya
y llegaron bailando rica-chá
Rica-chá, rica-chá, rica-chá,
Así llaman en Marte al cha-cha-chá

De un platillo volador
todos bajaron bailando
y uno gozando rascando
un guiro televisor

Las marcianas muy bonitas
en trajes de mamboleta
giraron en mil piruetas
al ritmo del Rica-chá

Otro marciano tocaba
un instrumento muy raro
mezcla de timbal y piano
haciendo ya Rica-chá

Los marcianos llegaron ya
y llegaron bailando rica-chá
Rica-chá, rica-chá, rica-chá,
Así llaman en Marte al cha-cha-chá

Rico vacilón
Rosendo Ruiz Quevedo

Vacilón qué rico vacilón,
cha cha chá, qué rico cha cha chá
vacilón, qué rico vacilón,
cha cha chá, qué rico cha cha chá

A la prieta hay que darle cariño
a la china tremendo apretón,
a la rubia hay que darle un besito
pero todas gozan, del vacilón.

Unas sueñan con capa de armiño
otras quieren un televisor
hay algunas que quieren castillo
pero todas gozan del vacilón

Unas tienen la cara bonita
otras tienen nariz de ratón
las hay gordas, también delgaditas,
pero todas gozan del vacilón.

 

 

 

Anuncios

Regístrate en la Fundación Robert A. Paneque - http://www.paneque.org

Por favor, inicia sesión con uno de estos métodos para publicar tu comentario:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s